DESMAQUÍLLATE DE LA MEJOR MANERA

La importancia de desmaquillarte todos los días, radica en que la piel del rostro acumula importantes cantidades de grasa, suciedad y algunos otros residuos del medio ambiente. Tener una correcta higiene facial previene de contraer infecciones y bacterias. Desmaquillarse antes de dormir desbloquea nuestros poros y deja al rostro libre de suciedad. Usar un buen desmaquillante es muy importante, ya que el agua y jabón por si solos no limpian a profundidad la suciedad acumulada.

Son diversos los beneficios que obtendrás al desmaquillar tu piel antes de irte a la cama, como evitar el envejecimiento, líneas de expresión y prevenir el acné. Al no llevar esta práctica a cabo estas contribuyendo a que la piel pierda hidratación y elasticidad.

Si no sigues una rutina de retirada del maquillaje y limpieza facial, corres el riesgo de desarrollar problemas dermatológicos como la dermatitis y alergias que harán que la piel se escame, se vuelva ultrasensible y luzca a menudo con zonas enrojecidas.

Consejos útiles para desmaquillarte:

    • Si maquillas con intensidad tus ojos con productos de larga duración o resistentes al agua, aplica un desmaquillante específico para ojos y labios. Con la ayuda de un algodón, conseguirás retirar el exceso de maquillaje, eliminando sobre todo, zonas que son más complicadas de retirar, como son la máscara de pestañas o el delineador.
    • Toma otro algodón y aplica un poco de leche limpiadora en él; pásalo por todo el rostro incidiendo en la zona de la frente, nariz y barbilla que son los lugares donde se acumula el exceso de sebo.
    • Debes utilizar un tónico hidratante que refresque tu piel y ayude a eliminar los últimos restos posibles que queden en tu rostro.
    • Una vez por semana, aplica una mascarilla. Déjala 15 minutos actuando y luego retira con abundante agua templada, evitando el contacto con los ojos.
    • Aplica una crema hidratante nutritiva, como las cremas con ácido hialurónico, indicada para la noche.

Puedes usar jabones limpiadores, pero procura comprar productos acorde a tu tipo de piel, para no resecarla ni engrasarla en exceso. Si no estás segura del tipo de piel que tienes, pregunta a un experto para que te aconseje sobre qué productos son los más adecuados para ti.

“Los datos que se presentan en este sitio, son solo de carácter informativo, no representan un consejo médico. Por favor consulte con su especialista de la salud para conocer más sobre la forma en que puede incorporar las sugerencias de bienestar en su vida diaria.”